el blog del nigger: octubre 2010



jueves, 28 de octubre de 2010

Escribir para sacar las frustración



Hace algunos años estuve enamorado de una chava y nunca fui correspondido. A partir de ahí procuré evitar cualquier tipo de contacto e información sobre ella y lo había logrado hasta que, hace unos meses, me la volví a encontrar. Tuve sentimientos encontrados, pero al final no pasó nada.

Obviamente, pasado el momento en el que platiqué con ella, estuve pensando y considerando qué hacer al respecto, y en un momento determinado recordé que muchos han dicho que escribir lo que les pasa en ese momento les ayuda a ordenar sus ideas y sacar sus cosas y demás patrañas. Así que puse en marcha eso y escribí un post al respecto (ni lo busquen, ya no existe). Nunca me ha salido un post tan chafa, malo y estúpido y que realmente no me ayudó un carajo.

Según yo, ese post me iba a ayudar a todas esas cosas que dicen que ayuda (sacar frustraciones, sentimientos, ordenar ideas, etcétera) pero la realidad es que no ayudó a nada. No cambió mi perspectiva respecto a ese asunto y en realidad, nunca después de escribir algo he sentido el clásico “es que me sentí con la necesidad de escribirlo… ya me siento mejor” pfff.

No sé si ustedes sí les sirve, pero no creo que sea mi caso. Yo escribo por muchas otras razones pero nunca por la necesidad de escribir algo. Esto no quiere decir que no sea válido que alguien sí tenga el gusto, necesidad o costumbre de escribir para sacar sus frustraciones y/o sentimientos, pero yo no.

Tampoco cuando termino de escribir un post me pongo a reflexionar si me hace sentir mejor o no. No sé si escribo de manera coherente o muy rebuscado y no trato de cuidar mi estilo porque ni siquiera creo tener uno definido al escribir, pero definitivamente cuando escribo dejo fuera cualquier tipo de sentimiento (salvo el de felicidad cuando gana San Diego el Superbowl, que se siente rebonito… pero como no ha sucedido no lo sé a ciencia cierta ¬¬) y mas bien trato de darle lógica a lo que escribo.

Este post también salió bien chafa, pero al menos me ayudó a sacar ésta crítica, de la cual sentía necesidad de escribir… wait, what?

Nigger

Etiquetas:


martes, 26 de octubre de 2010

Recordar nombres y fechas



Muchas veces me encuentro en situaciones en que los que están platicando comienzan a mencionar nombres y más nombres de artistas, deportistas, músicos, jugadores, etcétera con el consabido hecho de que no solo recuerdas el nombre, sino que ubicas su trayectoria y demás, pero en mi caso esto rara vez sucede.

No soy muy dado a recordar todos los nombres o asociarlos a si estuvieron en tal película, programa o equipo e incluso va más allá: rara vez asocio el acontecimiento (lanzamiento de una película, disco, juego, etc) con algo que me haya sucedido en lo particular. Uno de mis amigos fácilmente puede recordar que tal película salió el mismo mes que operaron a su hermano o que le hizo el cambio de aceite a su coche. Yo no hago eso. No hago esas relaciones.

No es que tenga mala memoria, pero desde que era estudiante siempre tuve aversión por “aprenderme de memoria” las cosas. Siempre he sido más de razonar las cosas (lo haga bien o mal, ese es otro asunto). Y tan no tengo mala memoria que cuando escribo, mi fea letra es ininteligible hasta para mí y solo sé qué dice porque lo recuerdo, aunque solo sea un par de días. De adolescente cuando mi mamá me enviaba al súper, me decía lo que tenía que comprar y recordaba todo lo de la lista sin que faltara alguna cosa. En la universidad podía recordar hasta en qué parte del pizarrón el profesor habían puesto una fórmula o lo que fuera y no tenía que escribir nada.

Pero siempre esos procesos mentales para recordar eran de tiempo limitado, inconcientemente me predisponía a almacenar la información de manera temporal y días después ya no recordaba nada de eso. No es como la nemotecnia porque ahí se debe hacer un proceso mental para desechar la información almacenada.

Quizá es la practicidad de almacenar solo la información verdaderamente útil, pero hay veces que hasta eso se me olvida. Por otro lado, tiendo a recordar cosas sin importancia e incluso años después puedo recordar expresiones y acontecimientos específicos, pero si poder relacionarlos con otra cosa. Los nombres y sus fechas de cumpleaños en realidad es lo que más me cuesta recordar, puedo decir que realmente solo recuerdo los de mi familia directa, alguno que otro primo, tía y amigo.

Sé que casi todos, en los temas en que se apasionan, pueden recordar los más mínimos detalles, porque dudo que alguien, salvo @yosoyella puedan recordar tooooodo. ¿Qué cosas pueden recordar con facilidad ustedes?

Nigger

Etiquetas:


martes, 5 de octubre de 2010

Cotizaciones o propuestas profesionales


En mi trabajo de consultoría siempre tenemos diferentes acividades y nunca se parece un trabajo a otro que hayamos hecho previamente. Es por eso que rara vez podemos utilizar la misma doucmentación de propuesta para cotizar otro trabajo.

Para poder hacerlo de la mejor manera, hemos diseñado un guión que sirve para poner en orden las ideas del trabajo que debemos desarrollar y poder cotizar correctamente el trabajo mediante una Propuesta de Colaboración Profesional. Sé que este tipo de ejercicio no funciona en todos los trabajos, pero sí da una clara idea de los aspectos a considerar:

El Guión

El guión se divide en dos partes: Introducción y Desarrollo. La introducción a su vez se divide en 3 partes:

- Situación: sección donde el objetivo es demostrar el entendimiento de la posición del interlocutor, es decir, plasmar la situación en la que se encuentra nuestro cliente, su empresa y su giro.

- Complicación: Aquí se identifican y analizan elementos que complican la posición descrita en la situación.

- Reto: Se debe de formular como pregunta, el estado deseado en el contexto de la posición actual y las complejidades identificadas.

Después de esto se llega al Desarrollo que se subdivide en 4 partes:

- Mensaje Principal: Establecer de una manera concisa nuestra propuesta al reto que nuestro cliente enfrenta. Es indispensable que el mensaje responda claramente la pregunta hecha en el reto.

- ¿Porqué?: Ofrecer las razones por las que nuestra propuesta es la mejor respuesta al reto. De esta sección se podrán establecer también los beneficios que se obtendrán de nuestra propuesta.

- ¿Cómo?: Aquí se describe la forma en que cada una de las razones descritas en los "porqués" obtendrá la solución deseada al tiempo de describir cómo se ejecutará la solución propuesta. En esta sección es donde se detallan los productos que se entregarán al cliente.

- Beneficios: Esta sección también surge de los "porqués" y describe el valor agregado que obtendrá el cliente de nuestra ssolución.

El guión es más fácil desarrollarlo en forma de lista para identificar cada parte y acomodarla de manera que tenga lógica.

Una vez terminado el guión, el documento de propuesta es sencillo de armarlo. Este documento contiene diferentes secciones que van en paralelo al guión, pero siempre en prosa para dalre facilidad de lectura al cliente:

La Propuesta

La propuesta contiene 6 secciones y anexos:

- Entorno: Aquí se pone lo descrito en la "situación" (en forma de prosa)

- Situación y Reto: Aquí se pone lo que se encuetra en "complicación" y se finaliza con la pregunta del "reto". Es importante no usar el título de complicación, ya que da una imagen negativa al cliente.

- Nuestra Solución: Aquí se pone el "mensaje principal". De ser posible, es recomendable utilizar una figura que describa mejor la solución. Los elementos gráficos siempre ayudan a simplificar el entendimiento que requerimos del cliente.

- Nuestro Enfoque: Aquí se detallan los "porqués". De haber utilizado una figura en "nuestra solución" se debe de seguir ilustrando cada "porqué" en la figura.

- Alcance y Esfuerzo: Aquí se describen los productos de la sección de "cómo" y se complementa con una tabla o resumen del esfuerzo que implica en horas o actividades a desarrollar. Es recomendable especificar el alcance de nuestras actividades ya que muchas veces los clientes quieren que hagamos más por el mismo costo y aquí es donde se limitan esas actividades.

- Oferta Económica: Parece mentira, pero si el título fuera de "costo" se le pone al cliente a la defensiva, pero en fin, el chiste de esta sección es finalmente poner la cotización, costo o como le quieran llamar, para entregar al cliente los productos descritos. Aquí de igual manera se deben de poner las condiciones de pago, el tiempo de vigencia de la propuesta y el tiempo de desarrollo en días, semanas o meses según se requiera.

De ser necesario se pueden añadir anexos para complementar la infomración de la propuesta. Muchas veces, el llenar las otras secciones con demasiados detalles puede distraer del objetivo de venta a nuestro cliente, por eso es mejor ponerlo en anexos.

Parece mentira, pero si desarrollamos bien las secciones de entorno, situación y reto, los clientes ya ponen menos "peros" al costo. Alguien que entiende perfectamente tu situación, que entiende qué es lo que quieres, es casi seguro que te puede dar la solución y es por eso que es muy importante estas secciones.

En la experiencia de nuestra firma, el 80% de la aceptación del cliente es cuando quedan convencidos de que los hemos entendido. El otro 20% es por el costo, que en consultoría siempre parece alto (a razón de 125 dólares la hora... échenle). De igual manera, cuando desarrollamos nuestras propuestas nos tardamos como el 70% del tiempo en decribir perfectamente esas secciones que en las que describimos nuestra solución.

Espero que les pueda servir este tipo de ejercicio para sus propuestas profesionales.

Nigger

Etiquetas:


2009

Próximos eventos deportivos