el blog del nigger: marzo 2011



jueves, 31 de marzo de 2011

Me caí de la banqueta



A lo largo de mi vida como conductor he tenido diferentes accidentes o choques. Curiosamente ninguno ha sido por exceso de velocidad, sino por descuidos estúpidos o circunstancias raras.

Uno de los más curiosos se dio una mañana de domingo, muy temprano en abril. Acabábamos de pasar una buena temporada de calor primaveral y durante la madrugada del domingo cayó una ligera llovizna, la primera lluvia en varios meses.

Yo no tenía auto propio y tenía que pedirle su auto a mi hermano mayor, un Tsuru negro. Le dije que usaría su coche y solo me balbuceó algo, así que tomé eso como un “ok” y me lo llevé. Al fin y al cabo regresaría antes de que se despertara y seguro ni vería que lo había usado.

Salí de mi casa y pasando lo que ahora es el centro comercial La Cúspide, comienza una bajada que termina en curva a la izquierda para continuar hacia la UVM Lomas Verdes. Esa curva no tiene peralte porque se junta con otra calle que viene de la zona de Praderas como se ve en el mapa aquí. El asunto era que eran como las 5:30 de la mañana y apenas estaba saliendo el sol y yo iba despacio.

Justamente iba despacio porque estaba el pavimento mojado (en ese entonces todavía no ponían el concreto que se ve ahora en la foto) y en la bajada comencé a frenar antes de la curva, pero justo el auto comenzó a patinar en dirección al lado contrario de la banqueta. Apenas iba como a 20 kph y como en cámara lenta, el coche se deslizó de lado. Pensaba que al chocar contra la banqueta rebotaría sin mayores daños (dado que iba muy despacio) y podría continuar mi camino, pero ¡oh sorpresa! El auto encajó justo en este sitio y acto seguido se inclinó hacia el barranco.

El coche quedó totalmente de lado por el barranco y tuve que salirme por la puerta del pasajero que quedaba medio volando. Inmediatamente me dirigí a casa de un amigo que vivía ahí cerca esperando encontrar en el camino algún teléfono público (en ese entonces no era común tener celular) para avisar en mi casa. No encontré ninguno y llegué a casa de mi amigo y le pedí que me llevara de vuelta y fuera después a avisar a mi casa del accidente.

Mientras me llevaba al lugar del accidente, me preguntó que qué había pasado a lo que yo solo atiné a decirle “es que me caí de la banqueta”. Lo cual era correcto, pero era difícil de comprender si no veías el auto. Se quedó con cara de “este cuate está loco”.

Llegando nuevamente al lugar del accidente, con la advertencia de lo resbaloso del piso, se detuvo un poco más adelante y me dejó y fue a mi casa a avisar y comprobó que sí, me había caído de la banqueta porque no había banqueta ahí. Para ese momento ya habían llegado dos patrullas que estaba estacionadas atrás del coche de mi hermano volteado, como haciendo barrera hacia el precipicio que se aprecia en la foto. Les di los pormenores del accidente y que iba solo y que estaba bien y todo lo demás cuando llegaron mis papás, mi hermano y mi amigo.

Estábamos hablando al seguro cuando un tsuru rojo llegó y se deslizó en la misma curva y choco a las dos patrullas que estaban estacionadas ahí. Los policías que estaban platicando entre ellos casi son arrollados por el coche que conducía un señor con su hija. De no haber estado las patrullas ahí, ese auto sí se hubiera ido al precipicio. Casi en seguida (no había pasado ni un minuto), otro auto al comenzar a deslizarse en la misma curva aplicó el freno y dio un trompo quedando totalmente parado a lado de las patrullas y el tsuru rojo y en cuanto vio a la policía se volvió a arrancar para irse.

En ese momento los policías comenzaron a poner conos a manera de precaución a los que iban pasando por ahí. Lo bueno es que mis papás y hermano vieron esos percances y comprendieron que no iba a exceso de velocidad como temían. Incluso se notaban las manchas de aceite en el pavimento mojado. Y siguió lloviznando durante todo momento.

Y como cereza del pastel, cuando llegó el ajustador, justamente en la misma curva, se trompeó y al querer acelerar, terminó chocando al lado contrario de la banqueta donde yo estaba. Se bajó de su auto y dijo luego, luego: “bueno, creo que ya sé qué paso, y sí, es un accidente y lo cubre el seguro”.

Finalmente llegó una grúa que tuvo que empujar el auto un poco al barranco para poder sacarlo mejor, pero si daño bastante la suspensión. Hasta ese momento, realmente al coche no le había pasado nada más que un pequeño golpe en la defensa y ya, pero con la grúa se daño más y pasó tres semanas en el taller.

Obvio, mi hermano no me quería ni hablar en ese tiempo, ni mi futura cuñada, porque se quedaron sin auto todo es tiempo. Pero ni modo. Ese ha sido el accidente más peculiar que he tenido hasta el día de hoy.

Nigger

Etiquetas:


viernes, 25 de marzo de 2011

Egopost profesional

Por si todavía se preguntan qué soy, la respuesta es sencilla: Actuario. Lo malo es que esa respuesta deja con la misma duda a la gente.

Soy actuario con especialidad en Finanzas. Bueno, ahí amplía un poco más la cosa, pero si me preguntan a qué me dedico, pues soy consultor en energía y medio ambiente. ¿Qué? ¿Eso qué es? Bueno, una definición de un consultor podría ser que es alguien que puede dar un enfoque distinto y sin vicios de cómo mejorar, implementar o complementar la operación de una empresa. En el caso de la energía y medio ambiente, pues se refiere a todos aquellos aspectos relacionados a fuentes de energía, ya sea como usuarios o proveedores y a lo relacionado al entorno ambiental.

¿Y qué más sabes hacer? Bueno, mi experiencia profesional me ha hecho ser más allá de un actuario o consultor en energía y medio ambiente. Mientras estudiaba, tuve junto con dos amigos, un despacho de diseño y artes gráficas, por lo qué, sé diseñar (aunque no sea tan bueno como un verdadero diseñador gráfico).

También he sido broker en el mercado de divisas en dos ocasiones, la primera incluyendo la labor de venta. Esto fue consecuencia de mi predilección a las finanzas. He sido profesor de universidad en finanzas corporativas y creo que no me fue tan mal en ese aspecto, pero no es lo mío en realidad.

En mi servicio social estuve a cargo de la página web de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y aprendí a programar html, frames y demás relacionado con la web. En otro trabajo estuve como Gerente de Sistemas para una distribuidora de Nextel y hacia desde la programación de la base de datos de ventas, como de jalacables de los equipos de cómputo e internet de las oficinas. Osea que también le sé a eso de ser computito (aunque no como un Lic. o Ing. en Sistemas).

Obviamente también he trabajado en el ramo natural de un actuario, que son los seguros. Aunque no fue directamente en una aseguradora, sino en un despacho de actuaría que tenía grandes relaciones con varias aseguradoras para planes hechos a la medida. Sé cómo valuar riesgos específicos y proponer soluciones al respecto.

Además, entre mis múltiples trabajos he desarrollado una gran habilidad en excel y he pensado seriamente en dar asesorías técnicas desde lo muy básico hasta lo más avanzado a usuarios que no lo encuentran tan fácil o apenas lo van empezando a usar.

Por todo esto, cuando me preguntan qué soy, la respuesta parece sencilla, pero cuando me preguntan qué hago o qué sé hacer, la respuesta es larga y sobre todo, tiene que ser muy explicita para que alguien pueda evaluar plenamente el alcance de mis capacidades.

Todavía espero poder trabajar como economista, otra rama que me atrae muchísimo y me gusta, pero no sé cuando podré hacerlo. Esta pequeña semblanza laboral espero que logre explicar justamente eso, qué tanto sé hacer y qué soy.

Nigger

Etiquetas: , ,


martes, 15 de marzo de 2011

El desastre nuclear en la energía



Cuando se habla de las necesidades de consumo de energía en el mundo, nos enfocamos siempre a la generación eléctrica, pero incluso en ese rubro, se requiere de otras fuentes de energía para generarla.

Las fuentes de energía que conocemos hoy en día son: petróleo y sus derivados, biomasa, gas, carbón, nuclear y renovable. En la renovable se incluye la eólica, solar, hídricas, cinéticas, etcétera. Las primeras plantas de generación eléctrica fueros construidas a base de carbón y luego empezaron a utilizar otros combustibles. En México, por ejemplo, la mayoría de las plantas siguen usando carbón y combustóleo (derivado del petróleo) y las más nuevas han sido a base de gas natural.

Con la problemática del calentamiento global, se ha buscado desincentivar el uso de aquellas fuentes de energía que producen mayor cantidad de dióxido de carbono, como son los derivados del petróleo y el carbón, al tiempo de promover aquellas que no producen CO2, principalmente las renovables.

El caso de la biomasa y el gas, ya sea natural o licuado de petróleo, sus emisiones en CO2 son menores y se les considera un paso intermedio hacia la generación con cero emisiones de la electricidad.

El caso curioso es el nuclear. La generación nuclear es limpia, e incluso ayuda a mitigar emisiones de gases de efecto invernadero, pero no se promueve su uso debido a que se requiere de material radioactivo para funcionar. El material radioactivo es producido solo por unas pocas naciones en el mundo y tienen un control muy estricto para su uso, ya que el mismo material sirve para fabricar bombas.

Muchas naciones en conflicto siempre están a la búsqueda de material radioactivo para obtener fuerza militar y el nivel de devastación que producen las bombas nucleares mantienen alerta al mundo en general sobre el uso de ellas. De promover plantas nucleares, se tendrían que redoblar los esfuerzos para controlar el material radioactivo en uso.

Estados Unidos es el mayor usuario de energía nuclear seguido por Francia, aunque Francia abarca la mayor cantidad en relación a su población. El tercer país con mayor número de plantas nucleares es justamente Japón. De ahí la importancia del desastre que significa para el futuro de esta tecnología como una alternativa de energía en el futuro.

Sin embargo, la energía nuclear es quizá la mejor solución antes las crecientes necesidades de energía a nivel mundial. Las tendencias de las tecnologías, tales como vehículos, electrodomésticos o vivienda, tienen cada más dependencia de la electricidad promoviendo su uso como tecnología limpia o de cero emisiones. Esto deja todo la responsabilidad de emisiones a la generación eléctrica.

Y como ya dijimos al principio, la generación eléctrica con cero emisiones solo proviene de las fuentes de energía renovable y la nuclear. Los recursos para instalar plantas de energía nuclear respecto a las renovables de hoy en día, y considerando su factor de generación en MW, es por mucho más viable. Sin embargo, lo mismo es el riesgo de una contingencia.

En Chernóbil el 16 de abril de 1986 se dio una explosión en uno de los reactores provocando la muerte inmediata de 31 personas, pero la radiactividad producida se detectó hasta en 13 países de Europa Oriental y Central. Se hicieron esfuerzos para contener y limpiar la radioactividad en la mayor medida y actualmente un radio alrededor de 30 km de la planta sigue aislada.

Incluso ese nivel de radioactividad fue plasmado en el juego de computadora SimCity en la que si construías una planta nuclear y explotaba, dejaba terreno inservible para construir lo que fuera hasta por un lapso de 50 años o algo así.

Las explosiones de los reactores en planta de Japón pueden provocar niveles de radiación en todo Japón y sus países vecino de Corea del Norte y Sur, Rusia y China. Japón podría volver a vivir las consecuencias en su población como en la segunda guerra mundial y la bomba atómica, pero ahora sin poder controlar directamente la población afectada.

Los requerimientos de materiales para contener los niveles de radiación a nivel mundial ya están afectando los mercados de valores y los precios de los metales. En términos económicos El pool atómico mundial (seguro mundial de plantas atómicas y nucleares) tendrá que exigir una revisión de las plantas aseguradas.

Con este incidente en Japón, ya sería apenas su segundo siniestro y ahora no por cuestiones de seguridad y control como el de Chernóbil, sino por ubicación. Se vendrá una demanda de nuevas medidas de seguridad. Alemania ya anunció una revisión en sus instalaciones nucleares, México también ya está considerando la vialidad de seguir con las construcción de plantas como la de Laguna Verde. Francia, quizá los líderes en energía nuclear dicen que sus plantas son seguras y no requieren revisión.

Ahora vendrá nuevas modificaciones de seguridad contra sismos y las que se ubiquen zonas cercanas a las playas también tendrán que hacerle modificaciones a sus instalaciones por los riesgos de tsunamis. No se sabe cuánto costará esto ni específicamente qué se tenga que hacer hasta que se controle la situación en Japón, ya que hay riesgo de más explosiones en los reactores restantes. Por ahora estaremos al pendiente.

Nigger

Etiquetas:


lunes, 7 de marzo de 2011

¿Demonios? Solamente no estaba de humor


< imagen que no tiene nada que ver con el post, pero está chida >

Llegué a mi clase de Finanzas a las 9am en el salón del tercer piso que daba vista al Viaducto. Durante la clase de 7 a 9 de Cálculo Diferencial 4 no había estado precisamente atento, y mis compañeros notaron que andaba raro ese día.

La clase de las 9 también duraba 2 horas y después teníamos otra clase hasta las 1 de la tarde. No sé por qué ese día no me sentía bien pero no estaba enfermo ni con signos de malestar, pero no estaba concentrado en mis actividades escolares como acostumbraba y ya durante la clase de Finanzas, hasta el profesor notó esa actitud que traía. Era tan notorio que hasta detuvo la clase para saber qué me pasaba.

Por un momento sentí como si fuera a hacer una especie de dinámica para encontrar el motivo de mi estado de ánimo. Mis compañeros creían que alguien en mi familia o cercano había fallecido o había tenido alguna dificultad que superaba mi capacidad de resolverla y por eso andaba taciturno. El profesor, ante la respuesta clásica de “nada” cuando me preguntó qué me pasaba, comenzó a tratar de darme consejos basados en experiencias propias y de gente cercana a él y me dijo que la mejor forma de sobrellevar este tipo de situaciones tristes o trágicas era enfrentar a tus propios demonios y buscar alguien que te ayudara a sacarlos y demás patrañas.

No recuerdo qué tantas cosas más me dijo, pero fueron como 20 minutos de bla-bla-bla que realmente no puse mucha atención. Faltaba como 40 hora para que terminara su clase y dijo que mejor daba por terminada la misma para que mis compañeros hablaran conmigo para ver si me podían ayudar o no sé qué fregados quería que hicieran... pero inmediatamente que salió el profesor y en vista que ya no habría clase y no tenía ganas de seguir oyendo teorías sobre lo que me pasaba y sus posibles soluciones, decidí retirarme a mi casa. Hasta una compañera (más exagerada que otra cosa) me dijo cuando me iba que no fuera a cometer una “locura”, pffff.

Realmente solo era uno de esos días es que no estás de humor y ves todo desde una perspectiva pesimista o al menos desde una perspectiva en que carece de interés lo que normalmente sí lo tiene. Ese día regresé a mi casa y me dormí unas horas antes de irme a trabajar y sin comer. Después de esa siesta a medio día, me había despertado como si nada y así regresé a clases al día siguiente.

Al llegar a clase al día siguiente todos me preguntban que qué me había pasado y demás, que anduvieron preocupados por lo que podría haber hecho (bien dramáticos) y pues no... solo había tenido un mal día, incluso solo fue medio día en que no anduve de humor y ya.

Creo que después de esa vez, me ha sucedido eso de no andar de humor sin motivo como unas tres o cuatro veces más, pero no pasa de una día e incluso solo de unas horas. Lo que me llama la atención de esto es que la gente se preocupa mucho cuando a alguien le pasan estas situaciones y quieren hallarle el motivo a tu ¿tristeza? ¿melancolía? ¿negatividad? (no sé qué otros calificativos le darían) y se imagina cosas tales como muertes, suicidios (sí, alguien me dijo que hasta eso temieron cuando me fui ese día) y obvio, demonios que te atormentan y demás patrañas. O por lo menos, como no es nada eso en mi caso, las considero patrañas. ¿Ustedes han pasado por estas situaciones?

Nigger

Etiquetas:


jueves, 3 de marzo de 2011

¿El trabajo en equipo?


Estaba yo en el último año de la preparatoria y teníamos que hacer un diagrama de barras para la clase de matemáticas. La maestra que nos había tocado para ese año se divorció a mediados del curso y nosotros tuvimos que pagar las consecuencias. Nos dijo que el susodicho trabajo se haría por equipo, nos dividió en 6 grupos y mencionó que de todos los trabajos, sólo habría un 10 y el peor tendría 5.

En el equipo que me tocó estaba un compañero que se llamaba Otón (Otóóóóóóóóóóóóón – chiste local) que nos dijo: “Si quieren yo hago el trabajo, me va a quedar bien chido, voy a hacer unas tubos de plástico transparente y los voy a rellenar con agua de color para hacer las barras del diagrama y así bien chido”. A todos nos pareció una excelente idea que, además de que no nos tocaría trabajar, podría caber la posibilidad de que nos ganáramos ese 10.

El día de la entrega, el dichoso Otón no aparecía y casi cuando se cumplía el tiempo límite para entregarlo llegó con una maqueta toda horrible, con los tubos de plástico mal pegados y en vez del agua de color, le puso piedritas que pintó (supongo que con aerosol) de diversos colores… realmente se veía como el más feo de todos los que entregaron y eso que había unos que de plano los hicieron como si fueran niños de primaria. La maestra se llevó todos los trabajos en su coche a su casa para evaluarlos y resultó que los tubos de plástico mal pegados del nuestro + el zangoloteo del auto, hicieron que se rompieran y todas las piedritas de colores se desparramaron en el coche la maestra.

No es necesario decir que sí todavía había dudas sobre qué equipo quedaría reprobado, ese pequeño incidente terminó por inclinar la decisión de la maestra (méndiga). Desde ese entonces me dije que no volvería a dejar que nadie hiciera los trabajos por mí cuando fueran en equipo.

Entrando en la universidad tuvimos maestros que nos pusieron trabajos diversos y siempre que ponían la opción de sí queríamos que fueran individuales o en equipo, yo era el único que quería que fueran individuales. Ya a esas altura no me gustaba que mi calificación dependiera de otros o que la calificación de otros dependiera de mí, pero la mayoría lo seguía viendo como una opción para no hacer nada o trabajar menos.

Durante la universidad creo que solo 4 o 5 trabajos fueron en equipo y el último de ellos fue en el último trimestre del posgrado, donde teníamos que hacer una investigación para presentarla en el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) y yo hice el trabajo con dos compañeros. Dicho trabajo además nos serviría de tesina para titularnos.

Prácticamente yo hice todo el trabajo de análisis con la información que recolectaron mis compañeros y fue "El Efecto Dragón en la Indsutria Automotriz". Si han leído el post donde hablé de mi examen profesional sabrán que los más interesante de este trabajo fue el título, porque la verdad fue de lo más aburrido andar sacando estadísticas y correlaciones sobre el efecto dragón (que ni pegó tanto) en las ventas de los autos.

Pero bueno, regresando al tema del trabajo en equipo, en mis múltiples trabajos casi no he tenido que hacer trabajo en equipo para algo, pero en éste último, de consultoría, es casi imperativo hacer trabajo en equipo. Hay dos maneras de hacerlo: 1) que cada quien se haga responsable de una parte del trabajo para después integrarlo y 2) que entre varios hagamos el trabajo al mismo tiempo, sobre todo en análisis, aunque solo uno sea el que ejecute o plasme el resultado en un documento.

El hecho es que casi todo lo que hago en consultoría rara vez es el producto terminado, por lo que se puede decir que ahora trabajo permanentemente en equipo. Creo que eso, a estas alturas no me afecta tanto, pero definitivamente prefiero seguir haciendo las cosas totalmente por mi cuenta.

Pero también conforme uno va escalando en puestos con responsabilidades, uno tiende o está forzado a delegar responsabilidades y en la mayoría de los casos, eso hace que el trabajo sea en equipo, aunque uno esté en una posición diferente de la responsabilidad del trabajo. Y justo en las responsabilidades de los participantes en un trabajo determinado es que está la gran diferencia respecto a los trabajos en la escuela.

El chiste es que el trabajo en equipo aún a éstas altura no me sige gustando y prefiero hacer todo por mi cuenta o al menos tratando de depender menos de los demás para realizarlo. Y a ti ¿te gusta trabajar en equipo?

Nigger

Etiquetas: ,


2009

Próximos eventos deportivos