el blog del nigger: Todo a la normalidad otra vez... bueno casi



lunes, 9 de enero de 2006

Todo a la normalidad otra vez... bueno casi

La semana pasada fue padre porque la mayoría de la gente seguía de vacaciones y la ciudad estaba bien a gusto para circular. Sin embargo, el día de hoy todo volvió a la normalidad con tráfico y gente ajetreada con la acumulación de trabajo atrasado al menos una semana.

Y precisamente el día de hoy tenía que hacer algunos trámites importantes, unos en Reforma y otros en Chapultepec. En la oficina de Reforma todo era cordialidad entre la gente, pero para los trámites, el ajetreo evitó que pudiera llevar a cabo un movimiento que necesitaba quedara finalizado el día de hoy y me tuve que ir con la promesa de que en dos días quedará listo... mmm. Pero para mi sorporesa, en la oficina de Chapultepec, me topé con una persona de lo más amable, atenta y expedita para realizar su trabajo.

Tenía que depositar un cheque atrasado y requería de una autorización de otra oficina. Como era una ventanilla de atención al público, esperaba el clásico regaño de esta clase de personas que atienden, pero lejos del regaño recibí la atención más cordial que me pude imaginar. Me dio la forma que tenía que llenar para la autorización y con los datos básicos mandó la hoja por fax, habló para que le dieran trámite en el momento y me pidió que esperara unos minutos en lo que lo autorizaban. Me dijo que por lo general se tardaban unos 50 minutos al menos.

Me senté en la salita de espera con servicio de café y té y como a los 20 minutos volvió a hablar (por iniciativa propia) a los de las autorizaciones donde le dieron trámite en ese momento y le mandaron el fax de vuelta. Para esto, él estaba atendiendo a otras personas en su caja mientras llenaba datos de otro pago en su computadora y todavía se daba el lujo de entablar una plática amable y hasta chistosa con los que hablaba por teléfono. Me llamó y en menos de 2 minutos había terminado mi trámite.

No sé si esta persona siempre es así o tuvo este buen propósito de año nuevo, pero después del trato déspota, grosero o en el mejor de los casos frio y tardado, encontrar el polo opuesto aunque sea en una ocasión, es muy chido. Realmente quedé agradablemente sorprendido y ahora puedo decir que odio al mundo excepto a este tipo...

Nigger

Etiquetas: ,


2 Comments:

Anonymous Moldoon dice...

La gente así es escasa, pero la hay.

martes, enero 10, 2006 3:31:00 p. m.  
Blogger Satan dice...

Despues el negro se subió a su coche y todo termino con departamento nuevo del negro. Vivierón por siempre felices.......

viernes, enero 13, 2006 4:31:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

2009

Próximos eventos deportivos