el blog del nigger: Valuaciones actuariales



miércoles, 12 de noviembre de 2008

Valuaciones actuariales

El día de antier me preguntaron sobre unas valuaciones actuariales para una empresa, referentes al boletín D-3 de pasivos contingentes. Para los que no son versados en el tema, los pasivos contingentes son todas las obligaciones o pagos que enfrenterá una empresa por eventos que son inciertos. Más específicamente (el caso que me pidieron) los pagos que tendrá la empresa por despidos, retiros, renuncias y todo lo referente a rotación de personal.

Las leyes mexicanas obligan a las empresas de cierto nivel a que tengan sus estados financieros con el cálculo de los pasivos contingentes. El problema para las empresas es que éstos cálculos deben de ser realizados por un Actuario. ¿Porqué? Porque para dicho cálculo se requiere contar con una probabilidad de rotación de personal y se deben de calcular a valor presente neto las erogaciones por estos conceptos, restándoselos de las reservas que habían sido creadas para tal fin.

Si es la primera vez que una empresa hace ese cálculo, la reserva existete es 0, pero una vez que es creada la reserva a partir del cálculo de estos pasivos, se van pagando las indemnizaciones de los empleados que se han ido de la empresa en el periodo con esa reserva. Al cálculo del segundo año, se le resta lo que quedó en la reserva y ahí queda una nueva reserva para afrontar las "contingencias" de ese año.

Hace unos 10 años yo hacía este tipo de valuaciones que se basaban en el boletín D-3, pero desde 2004 ha sido sustituído por el NIF-D3 y me tengo que acutalizar en cuanto a las tablas de rotación de personal y nuevas reglas para la presentación de estos pasivos contingentes.

Pero a todo esto ¿para qué sirven estos cálculos? ¿Que no pueden dar las indemnizaciones de las utilidades? Precisamente porque las utilidades que van a parar a los accionistas y una parte a los trabajadores (PT), al no descontarse como pasivo contingente mediante una reserva antes de los cálculos de utilidad, la utilidad real es menor a la reportada y por lo tanto, el valor de la acción de esa empresa está sobrevaluada. Si uno compra acciones de una empresa a cierto precio y luego luego tiene que erogar una cantidad de dinero de sus utilidades porque fulanito de jubiló, y no estaba la reserva creada para afrontar esa erogación, entonces se tiene una pérdida de la inversión de manera inmediata para el que compró las acciones.

Aún cuando es un requisito fiscal para muchas empresas (incluyendo todas las que cotizan en bolsa), todas las empresas deberían contar con este tipo de reservas para afrontar las indemnizaciones de sus trabajadores. La única excepción del uso de la reserva creada para este fin es cuando la empresa decide recortar personal por reestructuración. Ahí si tienen que echar mano de sus utilidades porque la reserva no alcanzará para cubrir los gastos.

Este cálculo de pasivos contingentes es solo una de las tantas valuaciones actuariales que podemos hacer los actuarios. Otro día explicaré sobre los aseguramientos por cuenta propia que son la neta del planeta para empresas grandes.

Nigger

Etiquetas:


2009

Próximos eventos deportivos