Educando el trafico I

Se pordía decir que yo ya estaba estandarizado al tráfico. Ya no me molestaba tener que perder hora y media para dirigirme de mi casa en Satélite a Santa Fe como trayecto de ida y las dos horas del mismo trayecto de regreso. El encontrarme estúpidos en esos trayectos era de lo más normal.

Alguien se podría preguntar ¿cómo es que no me estresaba con tanta bestia suelta al volante?... sencillo, se las mentaba ahí mismo, criticaba cada acción estúpida al volante de los cafres, exclamaba en voz alta las posibles soluciones a prueba de güeyes para mejorar el tránsito y esto, aún cuando los demás condusctores no me escucharan ya sea por el alto volumen en el estéreo o porque de plano tengo las ventanas arriba (deberían probarlo, es buena técnica antiestrés) y siempre llegaba a mi destino sin acordarme de cada incidente estúpido en el que me veía envuelto.

Como a últimas fechas he estado sin un trabajo fijo, mis salidas al tráfico me han hecho ser más fijado en el caos que provocan conductores imprudentes y valemadristas que me topo en cada salida. A continuación voy a describir algunos de los tipos de automovilistas, motociclistas y camioneros (de todo tipo) que me he topado en el tráfico.

1) Yo tengo mi carril. Este tipo de conductor gusta de crear carriles de la nada, invadir los que están medianamente pintados en el asfalto y además SU carril es zigzagueante, porque no mantienen el flujo marcado por las banquetas (ya no digamos los carriles pintados). ¿Qué hacer? a este tipo de conductor hay que tener paciencia para poderlo adelantar al menos medio coche y después ocupar el verdadero carril que corresponde obligándolo a ocupar el otro carril que estaba invadiendo.

2) Yo marco el paso. Sí y generalmente es el paso de tortuga, que es muy frecuente encontrarse a estos individuos el el carril de alta velocidad cuando el flujo de trafico va constante. Este individuo cree que solo él sabe la velocidad ideal por la que se debe circular. ¿Qué hacer? Si se tiene tiempo y dedicación, hay que lograr rebasarlo y ponerse enfrente de este auto, después reducir la velocidad hasta el punto en que el otro auto tenga que cambiarse de carril e inmediatemente acelearar otra vez para que yano pueda incorporarse y estorbar a los demás (esta es una acción altruista)

3) Yo no me fijo. Este individuo gusta de incorporarse a cualquier vía sin importar si uno venía ecarrerado. Generalmente son taxistas o microbuseros, pero igual son gente valemadrista. ¿Qué hacer? lamentablemente a este tipo de automovilistas solo se les puede hacer recordatorios (sonoros o gráficos) de su progenitora porque no hay otras acciones que lo puedan corregir.

Hasta aquí está la disertación de la conducta de los automovilistas... otro día seguiré con otros ejemplos como los motociclistas entre los carriles, los camiones con paradas donde se les inflaman los testículos etcétera.



Nigger

Comentarios

Moldoon dijo…
Andale pinche Negro, sigue haciendole al educador vial hasta que te toque un cabrón sin ganas de que le enseñes a no ser imbécil, te baje del carro y te ponga una reverenda putiza.

Entradas más populares de este blog

Hasta en el billar hay clases

¿Quién ha sido el mejor piloto de la historia del automovilismo?

Servicio Social