el blog del nigger: El fin de la temporada



lunes, 6 de febrero de 2006

El fin de la temporada

El SuperBowl XL fue bastante entretenido y lleno de emociones, pero resultó muy lejos de ser el mejor superbowl de los últimos años. Este partido estuvo plagado de errores que fueron mermando el desempeño de los equipos pero a su vez le dieron emoción al juego.

Figures

En cuanto a las estadísticas, Seattle dominó en prácticamente todos los rubros a Pittsburgh excepto el más importante: puntos anotados. He aquí los datos del partido

1ro y 10: 20 SEA, 14 PIT
por tierra: 6 PIT, 5 SEA
por aire: 15 SEA, 8 PIT
Yardas totales: 396 SEA 339 PIT
por tierra: 181 PIT, 137 SEA
por aire: 259 SEA, 158 PIT
Pases / Completos: 49-26 SEA, 22-10 PIT
Tiempo de posesión 33:02 SEA 26:58 PIT
Yardas por regresos: 174 SEA, 99 PIT
Castigos: 7-70y SEA, 3-20y PIT

Además de que el rating de Hasselbeck fue mejor que el de Rothlisberger.

El partido y los momentos clave

No voy a resaltar las anotaciones como tales, pero el partido tuvo varios acontecimientos dignos de análisis. El partido empezó con un claro dominio de Seattle al abrumar a la defensiva de Pittsburgh con jugadas cortas de pase y corridas oportunas que los mandaron al campo de los Steelers, pero los castigos, que a la postre pesaron mucho, hicieron retroceder a Seattle cuando se disponían a abrir el marcador.

Seattle pateó en sus dos primeras posesiones, pero detuvo a Pittsburgh en sus tres primeras pesesiones con 3 juagadas obligándolos a patear. Seattle en su tercera oportunidad anotó, pero otro castigo le anuló dicho touchdown. Un castigo rigosrista, pero que le dejó claro a Pittsburgh que ahora no habría favoritismo en su contra... al contrario. Seattle se conformó con un gol de campo.

Para las primeras tres posesiones de ambos equipos, Seattle llevaba 60 yardas ganadas y 3 puntos contra solo 7 yardas y 0 puntos de Pittsburgh. El partido lucía a favor de Seattle, pero otro error de Seattle los sacó de zona roja para que despejaran y llevó a la mejor ofensiva de los Acereros hasta que vino un intercambio de balón por una intercepción.

Seattle no aprovechó el intercambio de balón y despejó dejando que Pittsburgh hiciera su clásica ofensiva que consume tiempo. En 6 minutos llegó la primera anotación de touchdown bajo una fuerte polémica. Pittsburgh había conseguido dos jugadas antes uno de los momentos clave, un pase largo a Ward que los dejó en primero y gol con la mesa puesta para que Bettis hiciera su noche, pero Seattle lo detuvo en la yarda 1 en dos ocasiones y la pausa de los dos minutos llegó.

Al regresar, la polémica inició a favor de Pittsburgh al hacer un engaño y permitir que Rothlisberger anotara, apenas cruzando el balón la línea de touchdown, y así lo decretaron los referies, y al revisarla no encontraron evidencia clara de que hubiera cruzado el plano.

Después del partido, Holmgreen dijo que era lo que lo había molestado, porque él estaba convencido de que no había cruzado el plano y en caso de que así hubiera sido (tomando en cuenta que el hubiera no existe) lo más probable es que Cowher se la hubiera jugado en 4a y cms y logrado el touchdown, y aún si no hubiera sido así, hubieran dejado a Seattle encajonados y probablemente hubieran despejado dejando a Pittsburgh en campo de los Halcones con posibilidad de hacer un gol de campo y medio juego por disputar. Realmente no creo que hubera cambiado mucho el resultado final de no haber marcado ese touchdown en ese momento.

Seattle tuvo el siguiente error grave en esos dos minutos finales al fallar un gol de campo (otro momento clave) de 53 yardas. Aquí hubieran quedado en un 6-7 a medio tiempo pero se fueron en un 3-7 que no reflejaba el dominio de Seattle hasta ese momento. 16:48 de posesión de Seattle por 13:12 de Pittsburgh, además de 134 yardas de los Seahawks por 93 yardas de los Steelers.

La segunda mitad fue muy distinta, Primero recibió Pittsburgh y en la segunda jugada Pittsburgh amplió su ventaja con la carrera más larga de un Superbowl al recorrer 75 yardas y llegar a la zona de touchdown dejando el marcador 14-3. Seattle pudo haber respondido, pero otro castigo los devolvió de la yarda 1 a interntar otro gol de campo fallido desde la yarda 32 que significó otro momento clave en el partido. Anímicamente fue el que mermó a Seattle, ya que Pittsburgh recorrió 53 yardas para estar otra vez en una 3a y gol en la yarda 7 y vino el segundo intercambio de balón con otra intercepción que devolvieron los Seahawks hasta la yarda 20 de los Acereros.

En esta ocasión Seattle no desaprovechó el momento y consiguó el touchdown en 3 jugadas. De haber ganado el partido Seattle, éste pudo haber sido el momento clave a favor de los Halcones Marinos, ya que de poderse ver abajo por un contundente 21-3 estaban en un 14-10 y después detuvieron en un par de ocasiones a Pittsburgh como al principio del partido: 3 jugadas y a patear. Pero después vino para mi gusto el momento clave del Superbowl, ya que Seattle había logrado una ofensiva consumidora de tiempo, recorriendo 71 yardas hasta la yarda 27 de los Steelers cuando una intercepción les cambió el rumbo.

Pittsburgh inició su ofensiva y en una jugada sorpresa, de reversible y pase a Ward, se llevaron el triunfo al dejar el marcador final de 21-10. La siguiente ofensiva de Seattle tuvo otra oportunidad pero justo cuando quedaban 6:36 en 3a y 8 Pittsburgh hizo lo que nos tiene acostumbrados. Presionó con una carga y lograron la tercera captura de QB del partido pero obligando a Seattle a despejar... quedaban 6 minutos en el 4o cuarto y debían detener una vez a los Steelers para seguir con vida, pero Pittsburgh se comió 4 minutos del reloj de juego consiguiendo solo 27 yardas para dejar menos de 2 minutos para que Seattle anotara 2 veces.

Seattle llegó hasta la yarda 23 de Pittsburgh que solo cuidó el pase largo y las orillas para que Seattle consumiera el tiempo que le quedaba y Rothlisberger se incó para dejar correr los últimos 3 segundos del reloj y así ganar el 5o campeonato para los de Pensilvania.

Realmente lo más aburrido del partido fueron esos 6 minutos finales porque a cuenta gotas se fue diluyendo la esperanza de Seattle de remontar el partido plagado de errores y de pases incompletos: 35 en total de ambos equipos, incluyendo 2 de Ward que a la postre logró el MVP del partido. Ward quedó con 123 yardas por recepción y fue el único jugador que pasó de las 100 yardas, ya que Alexander de Seattle se quedó en 95 y realmente no pesó en el partido a pesar de haber jugado bien y Jurevicius, también de Seattle, que terminó con 93 yardas. Parker de los Steelers quedó con 93 gracias a su carrera de 75 yardas para el segundo touchdown de Pittsburgh.

Rothlisberger quedó con 0 TD y 2 intercepciones contra 1-1 de Hasselbeck y Polamalu solo hizo 4 tacleadas y no figuró en el partido. Alexander corrió en promedio 4.75 yardas por acarreo, mucho más de lo que hizo en la temporada regular y/o postemporada. Bettis corrió 14 veces para 43 yardas; 3.58 por acarrero, pero tampoco hizo jugadas grandes o importantes. Ahh y Pittsburgh jugaba como local pero prefirió el uniforme de visitante porque les había traido surte.

Conclusiones

El partido definitivamente no fue el que se esperaba. Seattle no tuvo los clásicos errores de concentración de un equipo novato y por el contrario, Pittsburgh parecía no saber que hacer en sus primeras ofensivas. La primera jugada de Pittsburgh fue un offside y detenidos 3 veces sin hacer 1o y diez, fue realmente un susto para los seguidores del equipo de la Americana, pero la ineficiencia de la que fue la mejor ofensiva en la NFL en puntos anotados terminó por dejar un marcador, no muy abultado, pero sí contundente a favor de Pittsburgh.

Pittsburgh por su parte, anotó sus tres otuchdowns gracias a juagadas que no fueron su tónica en los 19 partidos anteriores: jugadas largas; un pase 37 yardas a Ward para dejarlos en la yarda 3 de Seattle, una corrida de 75 yardas para la segunda, que es la más larga desde la línea de scrimmage en la historia de los supertazones (la anterior era de Marcus Allen cuando jugaba para Raiders, contra los Redskins de 74 yardas) y el pase de 43 yardas a Ward de Randle El.

Ahora solo quedan algunas incógnitas tales como si Seattle será más fuerte la próxima temporada, si el coordinador ofensivo de Pittsburgh será el nuevo coach de Oakland o quién ganará el tazón de los porfesionales para determinar al local en el siguiente SuperBowl.

Ahh y también en la encuesta, 4 de los 10 votos estuvieron en lo cierto de que Pittsburgh ganaría por más de 6 puntos.

Nigger

Etiquetas:


2009

Próximos eventos deportivos