el blog del nigger: Salvado por la costumbre



jueves, 18 de septiembre de 2008

Salvado por la costumbre

El 19 de septiembre de 1985 se vivió uno de los episodios más trágicos que me ha tocado vivir, a pesar de que en donde vivo no se sintió tanto el temblor ni hubo edificios derrumbados ni siquiera espectaculares derribados. Las tragedias tuvieron lugar principalmente en en centro de la ciudad debido a que está asentada en lo que era el gran lago de Texcoco. Por la ubicación no hubiera habido gran problema, pero el inestable suelo de la ciudad magnificó las ondas sísmicas y de ahí que se viniera el desastre.

Yo estudiaba la primaria en aquel entonces y me fui a la escuela sin más, al igual que casi todos mis compañeros de escuela. Lo que se me hizo raro ese día fue que mi papá estaba en la casa cuando me fui a la escuela y había oído decir a mi mamá que mi papá le había avisado que se quedaría a trabajar en su oficina toda la noche.

En ese momento no comprendí el porqué estaba ahí, hasta que me dijeron que su oficina se había derrumbado. Mi papá trabajaba en la Secretaría de Gobernación, en el área de Migración, en un edificio en la esquina de Juárez y Reforma. Ese edificio se derrumbó parcialmente y la oficina que ocupaba mi papá fue de las que se cayeron con el primer temblor a las 7 de la mañana (el otro temblor fue al día siguiente). Por ser una secretaría de estado y con contenido importante, la mayoría de los funcionario se dieron a la tarea de rescatar, en primer lugar sobrevivientes y en segundo lugar, la mayor cantidad de documentos de entre los escombros. A mi papá le dieron un casco, una máscara antigases (que aun están en mi casa) y una sirena para automóvil para poder accesar al área del siniestro.

La noche anterior al temblor mi papá tenía mucho trabajo pendiente que tenía que entregar al mediodía del 19. Decidió por tanto, quedarse a trabajar toda la noche con varios de sus subordinados para terminar el trabajo pendiente. Esto no era raro en el trabajo de mi papá, que incluso cuando se quedaba toda la noche, solía irse a bañar y descansar un rato en el hotel Rergis (otro de los que se cayó).

Por ahí de las 3 o 4 de la mañana, mi papá mandó a todos sus subordinados a sus casa y el se iba a quedar a terminar el trabajo. Su idea es terminar por ahí de las 8 para después irse a descansar y asear para estar listo a las 12, cuando entregaría el trabajo. Justo después de haber mandado a su gente a casa, decidió ir a ponerle gasolina al coche, un Datsun 78. Lo hacía en ese momento porque después de la entrega quería regresar a la casa y no quería tener la preocupación de pasar a una gasolinería en el regreso, ya que estaría muy cansado.

Pasó pues, a la única gasolinería que estaba en funcionamiento las 24 horas, pero resultó que esa gasolinería era la que siempre usaba antes de irse rumbo a mi casa y por costumbre, después de cargar gasolina y por lo cansado que estaba, se dirigió a mi casa. Ya llegando hizo conciencia de que había regresado a la casa en lugar de a su oficina y decidió cambiar de planes para irse temprano a la oficina a terminar el trabajo. Obviamente ya no tenía oficina cuando llegó a su trabajo ese día después de sortear varios bloqueos en las zonas en que se habían derrumbado edificios sobre todo en Reforma.

Después de eso, tuvimos durante un tiempo de inquilinos a una tía de mi mamá y a su familia porque su departamento en la colonia Roma se había derrumbado. Tuvimos que compartir cuarto mis tres hermanos y yo para dejarles un cuarto a esa familia y eso fue lo más que me afectó en el temblor. Afortunadamente entre mis familiares no hubo pérdidas (eso sí, muchos sustos*) y solo me enteré de una tragedía muchos años después a un compañero de trabajo de Hermosillo que su papá murió precisamente en el Hotel Rergis.

* Uno de mis hermanos me dijo que una tía de mi mamá sí murió en el temblor, pero yo no lo recordaba. Seguramente era una tía a la que no frecuentabamos mucho y por eso no la ubico (actualización el 22/sep/2008).

Nigger

Etiquetas:


1 Comments:

Blogger Mariale divagando dice...

No pudiste seleccionar mejor el título de este post!!!

Cuando me entero de historias así, no puedo evitar pensar que razón tenía mi abuela al decir que siempre lo mejor es lo que sucede...

viernes, septiembre 19, 2008 1:55:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

2009

Próximos eventos deportivos